19 de dic. de 2014

Případ

Me ha encantado la animación de Případ, cortometraje de Martin Zivocky del año 2011, realizado mientras estudiaba en la Universidad Tomas Bata (República Checa). Así que lo comparto :)


¡Buen fin de semana!

17 de dic. de 2014

La familia Fonda: Jane

Seguimos avanzando en el árbol genealógico de los Fonda que han hecho cine. Hoy pasamos a la segunda generación, repasando la carrera de la hija de Henry Fonda: Jane Fonda




Lady Jayne Seymour Fonda nació el 21 de diciembre de 1937 en la ciudad de New York. Su padre era el actor Henry Fonda, y su madre una socialite canadiense llamada Frances Ford Seymour. Su nombre es un homenaje a la tercera esposa de Enrique VIII, Jane Seymour, antepasado de su madre.

A Jane le gustaba el escenario: con 15 años daba clases de danza en Fire Island Pines, New York. Era muy buena estudiante: cursó estudios en la universidad de Vassar y estudió arte en París durante dos años.

En 1954 interpretó su primer papel en teatro, junto a su padre, en una muestra benéfica de The Country Girl, en la Omaha Community Playhouse. A su regreso de París, en 1958, decidió intentar suerte en el Actor’s Studio. Lee Strasberg le dijo que tenía talento, y le descubrió su gusto por la actuación.

Su debut en cine fue en 1960, en Tall Story (Joshua Logan, 1960). Interpretaba a una animadora intentando conquistar a una estrella de baloncesto (Anthony Perkins). En 1962 obtuvo una nominación a los Golden Globes por su trabajo en Walk on the Wild Side (Edward Dmytryk).

El papel que la llevó al estrellato fue el de Cat Ballou (Elliot Silverstein, 1965), una comedia del oeste. Ese mismo año se casó con Roger Vadim. Después, llegaron Any Wednesday (Robert Ellis Miller, 1966), Barefoot in the Park (Gene Saks, 1967) y Barbarella (Roger Vadim, 1968).En 1968 llegó al mundo su hija Vanessa, quien recibió su nombre como homenaje a la actriz y activista Vanessa Redgrave.

Logró el aplauso de la crítica con They Shoot Horses, Don't They? (Sydney Pollack, 1969), y también su primera nominación a los Oscars. Tan bien se encontraba su carrera, que dicen que se dio el gusto de rechazar los papeles protagónicos en Rosemary’s Baby y Bonnie and Clyde.

Su primer Oscar llegó en 1971, gracias a su trabajo en Klute (Alan J. Pakula). Pero eso no significó que le llovieran papeles interesantes: no fue hasta 1977 que logró cosechar otro éxito en el cine. La actriz había hecho del activismo político su prioridad, y el cine había pasado a segundo plano.

En 1973, después de su divorcio de Roger Vadim, Jane se casó con el activista Tom Hayden. Ese mismo año nació su hijo, Troy O'Donovan Hayden (conocido como Troy Garity). En 1977 “regresó al cine” con la comedia Fun With Dick and Jane (Ted Kotcheff), producida por su propia compañía: IPC Films. Por ella ganó un BAFTA y un Golden Globe. Ese mismo año fue nominada al Oscar por su trabajo en Julia (Fred Zinnemann).

Entonces decidió que iba a combinar sus dos pasiones, y que aceptaría solamente papeles en películas que trataran sobre temas importantes. Ganó su segundo Oscar en 1978 por Coming Home (Hal Ashby), la historia de un veterano de la guerra de Vietnam. Sus siguientes trabajos fueron The China Syndrome (James Bridges, 1979), sobre un accidente en una planta nuclear, y The Electric Horseman (Sydney Pollack, 1979), donde volvió a trabajar junto a Robert Redford.

En 1980 llegó Nine to Five (Colin Higgins), junto a Lily Tomlin y Dolly Parton, un éxito tanto de taquilla como de crítica. Y cumplió su sueño de trabajar junto a su padre: compró los derechos de On Golden Pond (Mark Rydell, 1981), la última película en la que trabajó Henry Fonda (y la que le dio un Oscar).

En 1982 lanzó su primer vídeo de ejercicios, Jane Fonda’s Workout, el cual es hasta día de hoy un clásico de los vídeos de ejercicio y la cultura popular. En total, la actriz lanzó 23 vídeos de ejercicios durante su carrera, y vendió 17 millones de copias combinadas. Además de publicar cinco libros sobre ejercicios y trece programas de ejercicios en audio.

En 1986 volvió a ser nominada a un Oscar. La película: The Morning After (Sidney Lumet), protagonizada junto a Jeff Bridges. En 1990 se retiró del cine, después de protagonizar junto a Robert DeNiro Stanley and Iris (Martin Ritt). Poco después se casó con Ted Turner, de quien se divorció en 2001. Y en 1994, se convirtió en Embajadora de la ONU.

Su regreso al cine fue con la comedia Monster-in-Law (Robert Luketic), en 2005. Ese mismo año publicó su autobiografía, My Life So Far, en la que describe su vida en tres actos -cada uno de treinta años- y asegura que tercer acto será el más importante.

En 2007 se unió a Garry Marshall en Georgia Rule, y en 2009 volvió al teatro interpretando a Katherine Brandt en las 33 Variaciones de Moises Kaufman y resultó nominada a un Tony por su trabajo en la obra.

Ese mismo año comenzó a mantener blog donde comentaba su regreso al teatro, entre otros intereses, y se enganchó a internet: la actriz es usuaria activa de YouTube, Twitter y Facebook.

También en 2007, el Festival de Cannes le otorgó la Palm D’Or Honoraria, privilegio que comparte con Jeanne Moreau, Alain Resnais y Gerard Oury. En 2008 entró al Salón de la Fama de California. Y un año después conoció a su actual pareja, el productor musical Richard Perry.

En 2010 se le diagnosticó cáncer de mama, del cual hoy se ha recuperado. Ese mismo año lanzó dos nuevos vídeos de ejercicios -ahora DVDs-, pensados para un público más mayor (o, mejor dicho, el mismo público que había comprado sus vídeos en los ochenta).

En 2011 publicó el libro Prime Time: Love, health, sex, fitness, friendship, spirit—making the most of all of your life, en el que cuenta historias autobiográficas, y otras que le han contado, y da consejo sobre cómo vivir mejor a partir de los 45 años.

Y prácticamente no ha parado desde entonces, en cine y en televisión: tuvo un papel recurrente en la serie de HBO The Newsroom, ha participado en la serie Grace & Frankie, y en 2015 estrenará Fathers & Daughters (Gabriele Muccino) y La giovinezza (Paolo Sorrentino).

15 de dic. de 2014

Gone Girl


Creo que es bastante difícil ver Gone Girl y no quedarse con una sensación muy fea. No porque la película sea mala, sino porque la historia que cuenta da muy mal rollo. Y esa es justamente la intención de David Fincher.

Sabía muy poco sobre el libro, algo que encontré positivo porque cuando empecé a ver la película no esperaba nada más que el misterio de la esposa perdida. Me tomó por sorpresa sospechar tan pronto la resolución del misterio, y me encontré reflexionando sobre muchísimas cosas cerca del final. 

Gone Girl despista completamente acerca de la historia que va a contar, hace pensar y acompaña perfectamente algo que había leído sobre Gillian Flynn (la escritora de la novela y guionista de la película): cuando comenzó a escribir ambos personajes le caían bien, pero a medida que avanzaba en la historia se dio cuenta que realmente no eran tan buenos como pensaba. Al final, aunque haya "un malo", el "bueno" tampoco es tan bueno.

Algo que esperaba con muchas ganas era la banda sonora, pero resultó que me metí tanto en la historia que al final apenas le presté atención. No ocurrió lo mismo con el trabajo de cámaras, algo que me flipa del cine de Fincher y que no me decepcionó. 

Me gustó mucho Rosamund Pike, y también me gustó Neil Patrick Harris. Ben Affleck me resultó un poco soso, pero quizás era la intención de Fincher: que no termináramos de leer a su personaje y que no conectáramos con él. Al final, no pude sentir pena cuando pensaba que debía, ni por Nick ni por Amy Dunne.

Las más de dos horas que se ha tomado Fincher para contarnos la historia no se me hicieron largas, y el resultado me gustó. Gone Girl es una película que cumple, con el estilo característico de David Fincher. Lo único que me faltó fue algo que realmente me fascinara, que me dejara de boca abierta como lo han hecho otras películas del director. Pero, aunque me fallara eso, Gone Girl me ha gustado.

12 de dic. de 2014

Home Sweet Home

Hay algo en esta historia sobre casitas viajeras que me ha llegado, y por eso he elegido compartir hoy Home Sweet Home. Se trata de un cortometraje realizado por Pierre Clenet, Alejandro Diaz, Romain Mazevet y Stéphane Paccolat. Un corto que, como podéis ver, ha sido proyectado en varios festivales y ya tiene algún que otro premio.

 

¡Buen fin de semana!

10 de dic. de 2014

La familia Fonda: Henry

El apellido Fonda nació de inmigrantes procedentes de Génova (Italia) que se asentaron en los Países Bajos durante el siglo XV. Algunos miembros de esa familia formaron parte de los primeros en emigrar a lo que hoy se conoce como New York (Estados Unidos) en 1642, y fueron los que le dieron el nombre al pueblo de Fonda, en el estado de New York. 

A finales del 1800, la mayoría de los descendientes de la familia, que habían continuado la costumbre de emigrar, residían en el estado de Nebraska. Allí es donde nació Henry Fonda, el primero de la familia en conocer el estrellato en Hollywood. 

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/6/65/Henry_Fonda_-_USN.jpg


Henry nació el 16 de mayo de 1905, en Grand Island (Nebraska). Sus padres eran William Brace Fonda, un trabajador dedicado a la publicidad y la imprenta, y Elma Herberta Jaynes.

Henry no soñaba con ser actor: quería ser periodista y, mientras lo conseguía ayudaba a su padre en la imprenta. Su hobby era dibujar. A los 20 años debutó como actor en la Omaha Community Playhouse, después de que Dodie Brando -la madre de Marlon Brando- le convenciera de probar conseguir un papel. La obra era You and I, y Henry interpretaba a Ricky.

El escenario le gustó, al igual que todo lo relacionado con el teatro. Su afición continuó, y cuando obtuvo el papel principal en Merton of the Movies descubrió que podía dedicarse a ello completamente. Fue entonces que decidió abandonar su trabajo y probar suerte con la actuación.

Se mudó a Cape Cod, donde obtuvo un papel en la Cape Playhouse; y de allí a Falmouth, donde se unió a la compañía University Players. Después, decidió probar suerte en New York junto a un colega de la compañía: James Stewart. Ambos compartieron piso y trabajaron en Broadway durante los años de la Gran Depresión.

Henry Fonda obtuvo su primer papel en Hollywood en 1935: el protagónico junto a Janet Gaynor en The Farmer Takes a Wife (papel que también interpretó en Broadway). Su colega Stewart pronto se unió a él en Los Angeles. Allí también compartieron piso, y fueron vecinos de Greta Garbo.

La crítica adoraba a Fonda, quien continuó con papeles protagónicos en I Dream Too Much (1935), The Trail of the Lonesome Pine (1936) -la primera película en Technicolor rodada en exteriores-, The Moon’s Our Home, You Only Live Once (1937), Jezebel (1938), Young Mr Lincoln (1939), Jesse James (1939) y Drums Along the Mohawk (1939). A finales de los años treinta ya había trabajado junto a Bette Davis, y bajo las órdenes de Fritz Lang y John Ford.

El éxito con la crítica le consiguió el papel de Tom en The Grapes of Wrath (1940) y un contrato por siete años con la Twentieth Century-Fox. Y el papel de Tom, una nominación al Oscar. Su carrera continuó con papeles protagónicos en The Return of Frank James (1940) junto a Gene Tierney, Preston Sturges' The Lady Eve (1941) y Rings on Her Fingers (1942) junto a Barbara Stanwyck.

Durante la Segunda Guerra Mundial, se tomó un descanso de la actuación para unirse al ejército americano. Después de la guerra, decidió continuar su sabático y disfrutar de las fiestas de Hollywood. 

En 1946 regresó al cine interpretando a Wyatt Earp en My Darling Clementine (1946), nuevamente bajo las órdenes de John Ford. Una vez completó su contrato con la Fox, decidió retornar a Broadway. En 1948 ganó un Tony por su interpretación en Mister Roberts.

En 1955 volvió al cine reinterpretando su papel de Mister Roberts junto a James Cagney y Jack Lemmon. Durante el rodaje de la película tuvo un encontronazo con John Ford, y juró no volver a trabajar para él. La pelea con Ford no afectó su carrera: en 1956 rodó War and Peace junto a Audrey Hepburn, y The Wrong Man bajo las órdenes de Alfred Hitchcock

En 1957 produjo y protagonizó 12 Angry Men, dirigida por Sidney Lumet. La película obtuvo nominaciones al Oscar y los Golden Globes, y le valió un BAFTA al Mejor Actor. La película fue un desastre económico a pesar de los premios, y Fonda prometió no volver a producir por miedo a que afectara su carrera. No cumplió con su promesa: en 1959 produjo la serie para televisión The Deputy, la que también protagonizó.

Su carrera en los años sesenta se centró, mayoritariamente, en películas de guerra y westerns: The Longest Day (1962), How the West Was Won (1962), Fail-Safe (1964), In Harm’s Way (1965), Battle of the Bulge (1965), entre otras.

Durante los setenta, Fonda continuó trabajando en teatro, cine y televisión. En 1973 obtuvo una nominación a los Emmy por la serie de tv The Red Pony, y en 1974 una nominación a los Tony por su papel en Clarence Darrow.

En 1974 tuvo un colapso durante una presentación en Broadway, y poco después fue diagnosticado cáncer de próstata. En 1975 regresó a Broadway y continuó trabajando hasta 1978, cuando por consejo de sus médicos decidió retirarse del teatro. 

Para finales de los setenta, la carrera de Fonda dio un giro: se dedicó al cine catástrofe. Pero no era el único que buscaba suerte en el género: compartió cartel con una joven Helen Hunt, Olivia de Havilland, Sean Connery, Natalie Wood, Ava Gardner y Brooke Shields.

Cada vez se tomaba descansos más largos entre películas por motivos de salud.  Los críticos tomaron nota de que era hora de reconocer su carrera: en 1979 entró en el Salón de la Fama del Teatro americano.

Pero Fonda no pensaba en retirarse. En los ochenta se dedicó mayoritariamente a la televisión; pero también obtuvo un Oscar y un Golden Globe por su trabajo en On Golden Pond (1981). No pudo recogerlos por motivos de salud. Su último rol fue en televisión: Summer Solstice (1981), un drama rodado poco después de On Golden Pond.

Henry Fonda murió el 12 de agosto de 1982. No tuvo funeral, porque así lo quiso. Se había casado cinco veces, y tuvo tres hijos. Con su tercera esposa, Frances, tuvo a Jane y Peter, quienes también se dedicaron al cine con éxito. De ellos, y de los demás miembros de la familia que se dedicaron al cine, os hablaré en las próximas semanas.